Categorías
América

Chirimoya

La chirimoya es una de las frutas exóticas más apreciadas de todo el mundo. Su origen son los Andes Peruanos y de las montañas de Ecuador.

Su nombre proviene del quechua, donde «chiri» es frío o fría, y «muya» es semillas. Recibió este nombre en sus orígenes por las elevadas altitudes en las que germina el árbol de la chirimoya.

fruta de la chirimoya

¿Qué es la chirimoya?

Se trata de una fruta tropical aromática y refrescante. La fruta interior es de color blanco y textura carnosa. Su sabor es único y es lo que hace que la chirimoya sea una de las frutas exóticas más valoradas en todo el mundo.

Se dice que tiene un sabor exótico y único, que se asemeja a una mezcla entre la papaya, la piña y el plátano.

La fruta de la chirimoya es un conjunto de frutos adheridos como resultado de la fecundación de las flores de su árbol por separado. Debido a esto, hay chirimoyas con muchas formas. Se dice que la chirimoya perfecta tiene forma de corazón.

chirimoya con forma de corazón

En su parte exterior, tiene una delgada cáscara, a pesar de su aspecto duro. El color de la chirimoya por fuera varía, desde verdes claros hasta verdes oscuros dependiendo de la calidad del cultivo y polinización de sus flores.

Propiedades de la chirimoya

Una de las principales propiedades de la chirimoya es su alto contenido en azúcares, de alrededor del 20%. Debido a esto, tiene un aporte calórico alto de alrededor de 81 calorías (kcal) por cada 100 gramos.

Una pieza puede pesar entre 200 y 800 gramos. Por tanto, una chirimoya pequeña tendrá 162 calorías mientras que una más grande tendrá hasta 350 calorías. Por lo tanto hay que tener en cuenta las calorías de la chirimoya si estamos cuidando nuestra dieta.

Por otra parte es una fruta muy pobre tanto en grasa (0.7 g por cada 100 g) y destaca por su nivel de proteínas, más alto que el de muchas otras frutas (1.6 g por cada 100 g).

Además, es una fuente de vitaminas. Aporta vitaminas del grupo B (B1, B2 y B6). Su contenido en fibra representa alrededor de un 3%, lo que mejora el flujo intestinal, y aporta otros minerales como el calcio, hierro y potasio.

Beneficios de la chirimoya

La chirimoya se considera como una muy buena fruta teniendo en cuenta sus excelentes propiedades nutricionales. Además, destaca por su sabor único como ya hemos comentado antes.

Vamos a ver cuáles son sus principales beneficios para la salud, teniendo en cuenta que no es recomendable abusar en su consumo por su alto contenido de azúcares:

  • Tiene un efecto saciante y nos ayuda a regular el nivel de glucosa en sangre. Por ello, es recomendable incluirla en dietas de adelgazamiento con moderación, como por ejemplo chirimoyas pequeñas.
  • Es una fruta de fácil digestión, por lo que es recomendable para personas propensas a tener problemas de digestión como ancianos, embarazadas.
  • Es una fruta recomendada para niños en época de crecimiento por su alto contenido en vitaminas, proteínas, azúcares y minerales.
  • Por su alto contenido en fibra, la chirimoya es buena para aliviar el intestino por su efecto laxante.
  • Su bajo contenido en grasas hace que sea una fruta aconsejable para personas con hipertensión o problemas de circulación de los vasos sanguíneos.
  • Gracias a su alto contenido de potasio, es una fruta beneficiosa para la gente que toma diuréticos que eliminan el potasio. No obstante las personas con insuficiencia renal deben tener cuidado con la ingesta.

En resumen, la chirimoya aporta muchísimas propiedades beneficiosas para la salud.

Mucha gente se pregunta si la chirimoya engorda. Como hemos visto, aporta muchos nutrientes y calorías a nuestra dieta por lo que abusar de esta fruta puede implicar subida de peso. Pero usada con moderación es incluso beneficiosa para dietas de adelgazamiento por su poder saciante.

En cualquier caso, si estás pensando en incluir esta fruta en tu dieta, consulta con tu médico las cantidades y en qué momentos del día incluirla.

Un remedio casero es usar los huesos de chirimoya para los piojos. Te explicamos cómo:

  • Después de comer una o varias chirimoyas, trituramos sus pepitas hasta dejarlas hechas polvo.
  • A continuación, las vamos almacenando en un envase de cristal junto con una bebida alcohólica (aguardiente, por ejemplo).
  • Cuando tengamos suficientes, cerramos bien el tarro de cristal y lo dejamos reposar entre 1 y 2 semanas.
  • Se recomienda agitar el tarro todos los días para asegurarnos que la mezcla se disuelve bien.

El árbol de la chirimoya

El árbol de la chirimoya es originario de América Central, y se trata de un árbol frutal que requiere de climas secos y con temperaturas intermedias (sin calor ni frío extremos).

Para alcanzar su máximo esplendor, el «chirimoyo» o árbol de la chirimoya se desarrolla mejor cuando se cultiva en en climas secos ya que no se lleva bien con las zonas húmedas.

El árbol de la chirimoya es un árbol de crecimiento lento pero fuerte, ya que desarrolla un tronco corto y grueso. La temperatura óptima para que el árbol produzca chirimoyas es entre 23 y 28 grados centígrados, y nunca por debajo de 13 grados centígrados ya que por debajo de esta temperatura la calidad del fruto desciende considerablemente.

A pesar de que la planta de la chirimoya florece con temperaturas suaves, también es capaz de sobrevivir infiernos fríos de hasta -2 grados centígrados. Por debajo de esta temperatura, el árbol de la chirimoya puede sufrir daños irreparables en su madera y en sus hojas.

¿Cuándo es la temporada de la chirimoya?

En el hemisferio norte, la planta de la chirimoya florece en verano cuando la temperatura es superior a 22 grados centígrados.

Tras la época de floración, la planta comienza a producir los frutos hasta que están completamente maduros a finales del otoño.

¿En qué mes se siembra la chirimoya? En España, principal país productor de esta fruta, la chirimoya de temporada se recoge en octubre y noviembre.

No obstante, en algunas regiones del país se extiende la temporada de recogida desde septiembre hasta enero. Destaca sobre todo la recogida de chirimoya de la costa tropical de Granada-Málaga.

Chirimoya y guanábana

La chirimoya y la guanábana son dos frutas exóticas que suelen confundirse entre sí por su parecido aparente. Es una duda recurrente que tiene mucha gente, pero hay que dejar claro que son dos frutas tropicales totalmente diferentes.

Cada una de ellas tiene características y propiedades distintas. Por ejemplo, mientras que la fruta de la chirimoya tiende a ser de tamaño pequeño o mediano, la guanábana es una fruta de tamaño grande en comparación, y que puede llegar a pesar hasta 3 kg.

Con respecto al sabor, la guanábana es una fruta de sabor dulce aunque con toques de acidez, mientras que en la chirimoya sólo se aprecian toques de sabor dulce que la hacen única en el mundo.

La estética de ambas frutas sí es parecida, ya que por el exterior son de un color verde oscuro (la guanábana tiene espinas, pero la chirimoya no). Y en su interior, ambas son de color blanco y textura suave.

Si te ha gustado este artículo, echa un vistazo a nuestra entrada sobre la fruta de la pasión, o a otras frutas exóticas de América.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *